NUESTRA BODEGA, INTEGRADA DENTRO DE LA MONTAÑA, SE QUIERE FUNDIR CON EL PAISAJE, SER UNA PARTE VIVA.

La integración se ha conseguido RECUBRIENDO LAS PAREDES CON GRANDES PIEDRAS que se extrajeron del mismo terreno, plantando olivos en la pared exterior y alrededor del edificio, recubriendo toda la parte superior de tierra y plantas, como si fuera el subsuelo de la propia montaña, y dotando a la bodega del color ocre del paisaje.

La energía se obtiene parcialmente del sol, mediante placas fotovoltaicas instaladas en el techo de la bodega.

Cerrar